Las chicas malas no lo son tanto

¿Con o sin Sujetador?

Ferviente admiradora de olvidarme el sujetador en el cajón desde que tengo uso de razón ( y tetas, claro), por fin lo digo en alto. De vez en cuando NO ME LO PONGO. Y no estoy hablando de llegar a casa y ser lo primero que haces, deshacerte de él, no. Estoy hablando de salir a la calle sin sujetador, sin sostén, sin NAAAAAAADA!!!!!!!. Estoy a gusto, cómoda. Será que le pillé el paso a mis pechos a la primera y me dije: “Esto es para toda la vida”. No te cortes. No eres malota.

Era mi abuela

Y el de detrás qué mira, pues a mí me gusta

Creo que no son pocas las mujeres que esta opción les agrada, ya sea por comodidad o por estética. Seamos serios, hay vestidos que dicen muuuucho más si decidimos dejar el sujetador guardado. O simplemente, porque sí, me da igual la ropa, me da igual el tiempo. Pero con los años  he necesitado sujeción, la sensación de pecho sujeto, sin necesidad de llevarlo “oprimido”, sin necesidad de nada, bueno ahora sí. Ahora tengo los adhesivos de pecho, los realzadores, el sujetador invisible que me salva de tantas y que me vale para todo. Se agradece.

 

P.D: La mujer de la foto es pariente mío ¿o no?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *