Consejos para una dieta saludable

,
Feliz con un@ mism@


Lo mejor en estos casos:
Ponerse en manos de expertos nutricionistas

No te apuntes a dietas milagrosas con pérdidas de peso en poco tiempo, cuando las dejas recuperas (con creces) el peso perdido y aparte genera efectos secundarios.

Tener un cuerpo maravilloso no es fácil y sobre todo no es rápido, y lo sabes.

¿Dejar de comer? 
¡Nooo!, come sano.
No hay que dejar de comer, hay que aprender a comer de forma sana

Lo primero que tienes que saber es que la alimentación, según los expertos supone el 80% a la hora de decirle adios a esos kilos de más, así que con este dato, si la cuidamos hemos ganado bastante.

Alimentación y hábitos saludables, pero eso sí, no esperes a la operación bikini que nos bombardeará en un par de meses, en 30 días ni Superman coge tono.

A partir de ciertas edades el metabolismo se relentiza, no lo decimos nosotros lo dicen los expertos, nos cuesta más quemar calorías.

Empezamos por lo que hay que evitar:

Comidas con exceso de sal y azúcar, grasas saturadas, bollería industrial, café, alcohol y refrescos con gas.

Esto sí tenemos que comerlo

Incluye en tu día a día alimentos con propiedades diuréticas, te ayudaran a reducir las células grasas y combatir la piel de naranja como:

Fresa, kiwi, plátano, naranja, mango, zanahorias, espinacas, pepino, cebolla,tomate, apio, hinojo, frutos secos o té verde, son algunos de los muchos que debes añadir a tu alimentación.

Color y sabor

Añade frutas a primera hora del día, con la que encontrarás resultados increíbles, como:

  • Pomelo, rico en vitaminas C, B y A.
  • Melón, una de las consideradas diuréticas, ayuda a eliminar los excesos, tiene un 94,6% de agua, 0,3% de proteinas y 1% de fibra, composición que actúa contra la celulitis.
  • Piña, la cena más socorrida después de un atracón, ideal para desintoxicar el organismo y eliminar toxinas. Desayunar piña durante 10 días será un duro golpe a la celulitis, con resultados casi inmediatos.
  • Granada, fruta equilibrada, perfectos para depurar, cómelas con yogurt o en ensalada.
  • Plátanos, previenen la retención de líquidos, mejoran la circulación sanguínea gracias a su alto contenido en potasio. Eliminan las toxinas responsables de la piel de naranja.

Ten en cuenta que el aporte calórico potente, debes hacerlo en las primeras horas del día e ir reduciéndolas a medida que nos acercamos a la cena, pero por una razón de pura lógica, después de cenar, ¿te mueves mucho?, yo no.

Esa energía de los carbohidratos que has ingerido no la vas a utilizar, y lo más probable es que se convierta en grasa ya que además tu cuerpo se está desacelerando al final del día, lo que hace menos probable que lo quemes.

Consejos generales:

Prepara comidas en torno a fuentes de proteínas más saludables: pavo magro, pollo, salmón y vegetales.

Las ensaladas, a menudo, pueden ser malas por la forma de aliñarlas y lo que contienen. Esto es especialmente cierto si le echas salsas o ingredientes que engordan mucho.

Si tomas una, aderézala con aceite de oliva y vinagre balsámico (y no demasiado), y tal vez una cucharadita de queso parmesano, pero nada más.

Super importante, evita los dulces

Esto debería ser pecado no comerlo

Si quieres disfrutar de un cuerpo más saludable y delgado a medida que te acercas a la edad madura, cortar el azúcar es la clave.

“Con los niveles de estrógeno y progesterona empezando a fluctuar, nos volvemos más sensibles al azúcar”, dice Ariane Hundt, experta en nutrición y acondicionamiento físico.

“Cuando comemos estos hidratos de carbono, respondemos más drásticamente a ellos y nuestro nivel de azúcar en la sangre aumenta más de lo que solía hacerlo cuando éramos más jóvenes. Esto produce un almacenamiento de grasa y una mayor sensibilidad al azúcar”.

Proteínas cada pocas horas

No solo debes aumentar la ingesta total de proteínas en una sola comida, sino que debes distribuir la cantidad de alimentos proteícos durante todo el día. La proteína es un alimento termogénico, ya que aproximadamente 30 calorías de 100 consumidas se quemarán simplemente a través del proceso digestivo, por lo que comerlo cada 4 horas más o menos nos permite sentirnos saciados.

Y hasta aquí hemos llegado hoy que es mucho si conseguimos tener voluntad, y si además conseguimos la rutina deportiva nos encontraremos felices.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *