Insólito verano

Verano, sí, es verano

Hace calor, y mucho, por lo tanto no hay duda. Pero yo estoy rara. Cuando era pequeña siempre decía las estaciones del año de carretilla, incluso le añadía un tono musical que aún hoy lo sigo haciendo y le da esa característica infantil donde parece que sólo puede ser de esa forma:

Primavera….verano….otoño….invierno (canturreen por favor). Pues no, falta la primavera. Hemos llegado hasta aquí saltándonos esos tres meses que aunque han sido reales lo hemos vivido de otra manera, totalmente nueva. Y ojo, lo hemos hecho o lo hemos intentado. Nadie nos advirtió de cómo había que hacerlo. Y hasta hemos salido airosos, incluso algun@s reforzados. Eso está bien, hay que verlo como un aprendizaje para mejor.

Pero ¿dónde está todo lo planeado?, ¿dónde lo que tenía que vivir?, ¿hay que posponerlo?, esto último sería en el mejor de los casos. Habrá situaciones que ya no tengan retorno, no podemos lamentarnos. Podemos hacerlo pero sólo un rato, el suficiente para tomar conciencia de la realidad. Y ya está.

Una amiga me enseñó que hay que superar los “y si”….y si esto no hubiera sucedido….y si nos hubiera tocado en otra época del año……y así todo lo que queramos.

Siempre lo digo, me reafirmo, aunque cueste trabajo. Pensemos en positivo aunque sea difícil. Realmente lo contrario es más cómodo, salir de todo esto implica un ejercicio mental importante. Tenemos que poner de nuestra parte y eso hacemos. Un día será todo más luminoso y otro menos, pero nunca oscuro. Ahora tenemos que ver con claridad que las palabras tienen vida.

Al lío amigas, que hay muchas cosas que hacer, es tiempo de ponerse las pilas, como sea donde sea y lo que haga falta, ¿un mal día? pues nada nos maquillamos o nos pintamos los labios. Dicen que en época de crisis este gesto tan sencillo anima. Yo soy obediente, y todas, pues lo hacemos. Bailar, lo mejor, dicen que el mejor ejercicio para el cuerpo. Todo ventajas, ¿veis? Poco a poco.

Todo esto que os he contado era una vuelta para llegar a nuestro “verano”. A mí me apetece color, y mucho. Un vestido rosa me anima. Son cosas sencillas, un helado, un paseo, un café, una cerveza, un pastel en la terraza o en el salón de tu casa, sola o acompañada. Cada una deberá o ya sabe qué es lo que le cambia el humor en caso de estar un poco con los sentidos locos. Por favor, dejad a un lado el: este año no podremos esto y lo otro.

¿Más centradas? ¡Vamos! ¡A por todo lo que pensábamos y creíamos que no podíamos!. Tenemos todo el verano para disfrutar aunque sea tranquilamente y poder hacer y deshacer.

Me han pospuesto una boda, se celebra en octubre. Tengo que salir a buscar, no tenía ganas, estaba con eso que llaman bajonazo, pero no le hago caso. Busco donde sea, porque además ¿quién soy yo para hacer de algo bonito, algo tedioso?

Quien dice una boda, dice comunión, dice celebración. Bastante tienen los protagonistas para que nosotr@s le quitemos la importancia que tiene y su ilusión.

Va por tod@s vosotr@s

Por l@s que de repente todo se paró.

La vida sigue y aquí estamos.

Muchos besos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *